Misión es salir

(Francisco J. Caballero, en Vida Religiosa). La Iglesia no siempre ha estado en la periferia aunque siempre ha sido consciente de ser ese su sitio. Con la elección del papa Francisco esta categoría ha retomado un nuevo impulso. El Papa insiste en que la Iglesia debe salir de su mundo, de una visión centrada en su vida y compromiso para llegar a lo que él llama “las periferias de la sociedad” que no son solo geográficas sino también existenciales. Francisco sitúa el reto de la vida consagrada y de toda la Iglesia en su relación con la periferia.

Esta publicación –Periferias– esta estructurada en cinco grandes apartados. En el primero de ellos, el autor contextualiza este retorno a las periferias impulsado por el papa Francisco. En segundo lugar muestra la relación con la periferia en la Biblia y en los orígenes del cristianismo. A continuación, en el tercer capítulo, reflexiona sobre las periferias de hoy, donde ofrece un análisis del distanciamiento del cristianismo de todo lo periférico. Propone así, la mística de la periferia e, incluso, hace una lectura de la misma en clave femenina. Por último, realiza un viaje por algunos fragmentos marginales gracias al testimonio de una selección de evangelizadores.

A lo largo de este libro, Andrea Riccardi, hace un interesante recorrido histórico por lo que podríamos llamar la historia de la Iglesia periférica, aquella que entendió a los últimos como lugar teológico. Pero también subraya que en determinados momentos se vivió un auténtico divorcio entre la Iglesia y la periferia.

Ambas no siempre fueron un binomio bien avenido y, por eso, tal vez necesitamos –señala el autor– recuperar la mística de la periferia por donde transitaron hombres y mujeres insignes como Charles de Foucauld, la petite soeur Magdeleine, René Voillaume y también comunidades –en la actualidad– como la de San Egidio.

Las periferias del siglo XXI interpelan a la Iglesia, son una llamada que necesita ser acogida y respondida no desde el centro sino desde la generación de nuevas realidades cristianas en las periferias… Como decía Francisco a los superiores generales: “Los grandes cambios de la historia se realizan cuando la realidad se ve no desde el centro, sino desde la periferia. Es una cuestión hermenéutica: se comprende la realidad solo si se mira desde la periferia…”. Desde esta perspectiva el autor dice que la parroquia no puede ser la única presencia de la vida cristiana en un territorio: “Hay que dar espacio en el catolicismo a los carismas y a otros tipos de vivencias cristianas sin la pretensión de programar y dirigir todo”. Estamos llamados a comprender que la ciudad global impone recorridos plurales para llegar al corazón de su gente y de las periferias. Recomenzar desde la periferia con el Evangelio responde a las exigencias profundas del camino cristiano en la historia.

Francisco J. Caballero

Vida Religiosa 123 (marzo de 2017) 48.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*