Una biografía de Lutero que compaginar rigor, densidad, brevedad y precisión

(Mª Inmaculada González Villa, en Pastoral Ecuménica). Con satisfacción, hemos visto aparecer una nueva biografía de Lutero, escrita por Rafael Lazcano, titulada: Lutero. Una vida delante de Dios. Esta obra, más breve que la anterior, aparece en el momento oportuno, en el inicio de la conmemoración del V Centenario de la Reforma de Lutero, y a la luz del documento elaborado para la conmemoración conjunta de este acontecimiento por la Comisión Luterano-Católico Romana: «Del conflicto a la comunión». La aparición de la obra se inscribe también en el marco de la visita del papa Francisco a Suecia, que ha sido el pórtico del inicio del V centenario de la Reforma. En ella, después de 50 años de diálogo fraterno y fecundo, se pusieron de manifiesto, públicamente, las buenas relaciones existentes entre la Iglesia Luterana y la Iglesia Católico-Romana, que han permitido que luteranos y católicos romanos «ya no seamos extraños los unos para con los otros», y podamos afirmar con alegría y esperanza que «lo que nos une es más que lo que nos separa».

En esta nueva biografía de Lutero, Rafael Lazcano ha sabido compaginar rigor y densidad en la información que ofrece, junto a brevedad y precisión, con un estilo ágil y fácilmente comprensible.

Lazcano dedica su obra a la memoria de Elvira Rodenas Ciller, gran ecumenista española fallecida el 22 de noviembre de 2016, entrañable amiga de sus y de la Asociación Ecuménica Internacional (IEF).

El prólogo está escrito por Pedro Langa Aguilar, que expresa el deseo de que el camino ecuménico recorrido hasta hoy lleve a resituar la compleja personalidad de Martín Lutero «dentro de juicios más objetivos», dejando atrás las visiones distorsionadas de antaño. Langa recuerda que el cardenal Congar afirmó que jamás podremos hacer, por nuestra parte, algo realmente serio hacia el protestantismo sin antes habernos esforzado por comprender de veras a Lutero y hacerle justicia históricamente, en vez de condenarlo sin más.

Lazcano afirma que nada hay de superfluo en reflexionar sobre la vida con Dios, el Evangelio de Jesucristo, la Reforma protestante, las tradiciones teológicas, la espiritualidad cristiana y el encuentro con la Sagrada Escritura. El autor espera que estas páginas ayuden al lector a conocer mejor, y en el contexto de su tiempo, la obra y la figura de Lutero, una de las más influyentes y determinantes de la historia del cristianismo.

Rafael Lazcano, gracias a la luz recogida desde el diálogo ecuménico, ha logrado presentarnos en sus páginas la compleja figura de Lutero, y su extensa historia contada «de una manera nueva»; lo que sucedió en el pasado no puede cambiarse, pero sí se puede cambiar el modo con el que se ha de recordar. Ya no podemos seguir elaborando relatos paralelos e incluso opuestos, como se nos dice en el documento «Del conflicto a la comunión». En la presentación que el autor hace del libro, dice que «La actividad vital de Lutero destila suma grandeza por su hondura religiosa». Lutero fue «una persona en continua lucha consigo mismo, pero sobre todo con y por Dios. La pregunta por Dios fue su preocupación constante, la gran pasión de su vida y la ocupación académica: el significado, importancia y alcance de Dios en la vida del creyente».

«El objetivo de Lutero», dice el autor en la Presentación, «no fue otro que liberar al cristianismo de las ataduras eclesiásticas del medievo con el fin de recuperar la dimensión espiritual del cristiano. Su meta era la renovación de la Iglesia católica y de todo el cristianismo desde el Evangelio de la gracia y el mensaje de la cruz de Cristo».

A lo largo de 37 capítulos escritos a modo de «vita brevis» de Lutero, Rafael Lazcano, teniendo en cuenta el contexto histórico de su tiempo, va haciendo emerger al hombre de fe, al teólogo, al creyente, al personaje que fue Martín Lutero, su andadura y su evolución doctrinal en el proceso de su recorrido vital, en medio de los avatares de su tiempo y de sus circunstancias.

Valoro como una gran aportación el capítulo 38, con el que cierra el libro, en el que el autor recoge 26 breves anotaciones biográficas de personas relacionadas con la vida y obra de Lutero, muy útiles para localizar y situar a los actores principales del escenario de la vida de Lutero y su Reforma.

Es deseo del autor que esta «modesta biografía» pueda servir de introducción histórica y teológica a quienes se acerquen a Lutero por primera vez, aunque también haya sido escrita pensando en los aventureros del ecumenismo cristiano.

Al concluir el capítulo 36 sobre el legado de Lutero, el autor hace una afirmación que recoge el título de su obra: «Este vivir delante de Dios es todo cuanto representa la vida de la fe que ofrece al creyente la certeza de la salvación. En ella sola, confiando plenamente en la palabra de Dios, quiso edificar su existencia el doctor Martín Lutero, un hombre tan inesperado como maravilloso resulta su mensaje, que tiene como centro, comienzo y fin a Cristo, en el actual contexto de las Iglesias —la católica y la evangélica— y del ecumenismo siglo XXI».

Mª Inmaculada González Villa

Pastoral Ecuménica 101 (enero-abril de 2017) 67-70.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*