Para una «recolocación fundamental» de la Iglesia

(Alberto Pérez Pastor, en Catequética). «Los grandes cambios de la historia se realizan –nos dice el autor citando al Papa– cuando la realidad se ve no desde el centro, sino desde la periferia». Las periferias siempre han existido y han supuesto un gran desafío. Con el pontificado del papa Francisco, se han convertido en gran desafío y en llamada programática para una Iglesia que se adormece fuera de ellas: «salir y acercarse a las periferias saliendo la Iglesia de sí misma». Pero en realidad es un grito y una llamada que está presente en toda la historia del Pueblo Elegido, remontándose incluso hasta nuestros primeros orígenes cuando nuestros primeros padres abandonaron el Paraíso original y se recolocaron en la periferia. Este es el tema que se va desarrollando a lo largo de Periferias, como tema de reflexión muy serio para la Iglesia, ya que la periferia se constituye en lugar teológico privilegiado para saber mirar. Como la mirada salvífica del Padre, que llega a mirar a la humanidad herida, desde la encarnación de su Hijo en la periferia. El autor, al ser catedrático de historia y fundador de la Comunidad de san Egidio, sabe transmitir con especial sensibilidad ese espíritu de opción por la periferia, constitutivo de la misma esencia del cristianismo, y que exige una «recolocación fundamental» de una Iglesia en su permanente tensión dialéctica a lo largo de los siglos.

Alberto Pérez Pastor, SJ

Catequética 58/4 (julio-agosto de 2017)


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*