El amor a Dios es inseparable del amor al ser humano

(El Ciervo). Mi Dios subversivo es el conmovedor testimonio del arzobispo Tutu que revisa su vida recordando que la Biblia es más subversiva que cualquier ideología política porque afirma que cada ser humano tiene una dignidad inquebrantable por haber sido creado a imagen de Dios. Nada hay más potente que la fe en Dios para luchar en favor de los derechos humanos. El amor a Dios es inseparable del amor al ser humano.

El Ciervo 764 (julio-agosto de 2017) 45.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*