Condiciones para una vida vivida como camino en compañía de Jesús

(Pablo Largo Domínguez, en Ephemerides Mariologicae). El viaje de Jesús y el nuestro, este opúsculo del conocido teólogo y arzobispo de Chieti-Vasto se subtitula Ejercicos espirituales sobre el evangelio de Lucas. Contiene tres meditaciones, articuladas en torno al símbolo del camino y el viaje: el viaje de María a las montañas de Judea para visitar a Isabel; el viaje que Jesús emprende desde Galilea a Jerusalén; el viaje de los dos discípulos de Emaús.

En la primera meditación propone un díptico: el encuentro de María, Virgen de la escucha y Madre del amor hermoso, con Isabel y el magníficat entonado por María. La primera tabla ofrece la oportunidad para exponer siete rasgos de la Madre de la visitación como propios de quien ha creído en el amor de Dios Trinidad; la otra tabla es un breve comentario al magníficat, testimonio de la fe pascual (la concepción virginal se entiende como una anticipación de la Pascua de Jesús). Forte entiende que el cántico se remonta a María en persona y que el evangelista ha adoptado este texto sobre la base de una sólida tradición prepascual (pp. 28-29).

La segunda meditación desarrolla, de entrada, la decisión de Jesús de subir a Jerusalén, clave de comprensión de todo el viaje; a continuación, el autor comenta los cuatro episodios que se narran en Lc 9,51-62 (el rechazo de los samaritanos y los tres breves diálogos que Jesús mantiene con sendos candidatos al seguimiento. El objetivo es dar a conocer lo que significa seguir a Jesús en el camino hacia la cruz y la resurrección. Este objetivo permite a Forte exponer las condiciones para vivir el seguimiento que se desprenden de los correspondientes episodios.

La tercera meditación trata sobre el viaje del discípulo, inspirándose en Lc 24,13-53. El relato da pie para la exposición de las cinco condiciones básicas de una vida vivida como camino en compañía de Jesús y en el horizonte del reino de Dios o de la peregrinación hacia la Jerusalén celestial.

Estos ejercicios espirituales fueron dirigidos en tres tardes de la Cuaresma del año 2016. Con tal objetivo y contexto, hallamos preguntas al término de los «puntos» de las dos primeras meditaciones, como invitación a reflexionar sobre el modo de vivir el propio itinerario de seguimiento. El conjunto es de gran calidad teológica y espiritual y los lectores podrán saborear las jugosas reflexiones ofrecidas por el Pastor de la archidiócesis de Chieti-Vasto y sentirse iluminados y estimulados para recorrer su camino de vida cristiana bajo el impulso del Espíritu. Las páginas del opúsculo llevan texto acompañado de adornos caligráficos.

Pablo Largo Domínguez

Ephemerides Mariologicae LXVII/3 (julio-septiembre de 2017) 382-383.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*