Archivos de la categoría NUESTROS PRODUCTOS

Los múltiples espacios de la Iglesia católica en su misión

(Jesús María Aguirre, en Revista SIC). Recientemente acaba de salir la edición traducida al castellano de Periferias: crisis y novedades para la Iglesia de la editorial San Pablo, obra de Andrea Riccardi, fundador de la Comunidad San Egidio en Roma y propulsor de procesos de paz, específicamente del fin de la última guerra en Mozambique.

En la presentación de su libro Periferias en Madrid, el 10 de mayo, abordó el tema con  una afirmación radical: “He escrito este libro por rabia y por convicción”. Y es que, “cuando el Papa Francisco comenzó a hablar de periferias, ya desde el precónclave, vi que su discurso no se tomaba en serio. Se repite, pero sin convicción”, así como “Unos años antes se hacía lo mismo con el relativismo; ahora, con las periferias”.

El subtítulo del libro “Crisis y novedades para la Iglesia” refleja el planteamiento fundamental de Riccardi, “El cristianismo nació en una tierra de la periferia del Imperio romano y en Galilea, la periferia de la periferia. Por eso, el cristianismo nació en las periferias y se renueva en las periferias”.  De ahí que la renovación de la Iglesia y su pastoral pasan por la búsqueda de la gente en las periferias no sólo geográficas, sino existenciales, teniendo en cuenta que la dinámica del mundo actual es “una fábrica de periferias” (emigrantes, refugiados, jóvenes en paro o ancianos…) ;   eso exigirá, por supuesto, un cambio drástico en los planes pastorales, para pasar, por ejemplo, de parroquias sólo y exclusivamente territoriales a “parroquias santuario, levantadas allí donde se encuentra la gente”. En definitiva, una pastoral multiforme, porque “para llegar a la gente, se necesitan muchos y diversos caminos”.

Un libro estimulante escrito por un laico, que desde el interior de la Iglesia y desde su experiencia como ministro para la Cooperación internacional en Italia, ha sondeado los múltiples espacios de la Iglesia Católica en su misión y vislumbra los retos presentes.

Jesús María Aguirre

Revista SIC (16 de mayo de 2017)

San Pablo Radio, la emisora en la que «cabemos todos»

(Alfa y Omega). La editorial San Pablo se lanza a las ondas online con su nueva radio, una iniciativa puesta en marcha con el objetivo de evangelizar a través de la música y la palabra. Desde el mes de abril, además, la radio de los paulinos comenzó a emitir un programa magacín diario, con el título Cada día.

Conducido por Ángel Manuel Pérez, el programa cuenta con varios colaboradores –muchos de ellos, autores de libros editados por San Pablo– que aportan su visión en temas que interesan a todos, como el arte, el compromiso social, la educación y la familia, así como la cocina, el cine o los deportes. Participan también en el programa Mª Ángeles López Romero, directora editorial de San Pablo, y el padre Lázaro García, superior de la Sociedad de San Pablo. Sigue leyendo

Family Chef, el libro de recetas «para orar y saborear la oración en casa mes a mes»

(Religión Confidencial). El Arzobispado de Toledo ha elaborado un curioso libro de recetas familiar con un objetivo que nada tiene que ver con la cocina: la clave de esta obra es promover la oración en familia a través de una colección de juegos y actividades que harán participar a todos los miembros de la casa.

El texto, escrito por cuatro madres de familia, Isabel Comendador, Sonia Escobar, Mercedes Pérez y Laura Linares, es una iniciativa de la Delegación diocesana de Familia y Vida, que además ja contado con el apoyo del delegado de Familia y Vida Miguel Garrigós Domínguez.

Publicado por Editorial San Pablo, el libro, que se titula Family chef, «es un práctico cuaderno que ofrece, a modo de “recetario” motivador y fácil de elaborar, actividades concretas para ayudar a las familias cristianas a vivir en sus hogares la oración en común», según describe la Editorial en la sinopsis del libro.

Su objetivo: implicar a padres de familia e hijos en la práctica de la oración por medio de experiencias de fe de varias familias de la archidiócesis de Toledo. quienes han redactado las recetas .

El Arzobispo de Toledo, monseñor Braulio Rodríguez Plaza ha asegurado que se lo entregará en mano a Francisco durante la recepción que tendrá lugar en la Santa Sede con motivo de la peregrinación de varios miembros del equipo diocesano al Vaticano la próxima primavera.

Religión Confidencial (17 de diciembre de 2014).

Semblanza vital de Pablo VI

(Mundo Cristiano). Como apunta el título, Pablo VI, ese gran desconocido, el Papa Pablo VI (beatificado el 19 de octubre) es un gran desconocido, que dirigió la Iglesia en una época convulsa.

Lejos de una biografía al uso, aquí se presenta una semblanza vital a partir de pequeñas anécdotas y recuerdos, acertada fórmula divulgativa, apoyada en textos breves, fáciles de leer.

Mundo Cristiano 653 (diciembre de 2014) 66.

La Librería San Pablo de Sevilla recibió el Giraldillo de Oro

En el Centenario de la Fundación de la Sociedad San Pablo,
otorgado por la Institución Temas Sevillanos

(SP). El pasado 27 de noviembre la Librería San Pablo de Sevilla y la Sociedad de San Pablo, congregación a la que pertenece la librería, recibieron el Giraldillo de Oro, un galardón de honor de la ciudad hispalense que otorga una de las instituciones más insignes de la ciudad, Curso de Temas Sevillanos. La Institución otorgó el premio «por su callada presencia en la ciudad al servicio de un fin encomiable: conseguir una sociedad mejor, más cristiana e igualitaria». Los aristocráticos salones de Real Círculo de Labradores acogieron un acto en el que la Congregación estuvo representada por el P. Lázaro García, el P. Ángel Rey y el Hno. José Ignacio Pedregosa y la librería por su gerente, Pablo Borrallo, quienes recogieron el distinguido premio de manos del presidente de Temas Sevillanos, Antonio Bustos.

 El premio se convierte en digno colofón a un año especialmente celebrativo para la Sociedad de San Pablo: se han cumplido 100 años de su Fundación en Italia, 80 años de la presencia de los Paulinos en España y 44 de su implantación en la capital andaluza. Curso de Temas Sevillanos es una institución fundada en 1989 para el fomento y la difusión de la cultura sevillana. Su presidencia honorífica la ostentan conjuntamente Juan Ignacio Zoido, alcalde de Sevilla, y mons. Juan José Asenjo, arzobispo de la ciudad.

Encuentro-Simposio sobre comunicación

(SP). La Sociedad de San Pablo, con motivo de la celebración del centenario de su fundación (1914-2014) y del 80 aniversario de la presencia de los Paulinos en España, ha organizado un Encuentro-Simposio sobre Comunicación. Participarán en el mismo Dolors Reig Hernández, profesora y escritora, que hablará sobre «El fenómeno actual de las redes sociales, especialmente entre los jóvenes», José María Rodríguez Olaizola, jesuita, profesor y escritor, que disertará sobre «Las nuevas tecnologías como plataformas privilegiadas para la transmisión del mensaje cristiano hoy», y Juan Antonio Carrera Páramo, periodista y Provincial de los Paulinos, que explicará las motivaciones institucionales de este encuentro-simposio.

El encuentro, moderado por el profesor Luis Fernando Vílchez, está abierto al público y se celebrará el próximo martes 14 de octubre a las siete de la tarde en el Salón de Actos de la Editorial San Pablo (Protasio Gómez, 15. Madrid).

Juan Antonio Carrera: «Necesitamos creatividad para vivir el carisma paulino hoy día»

Entrevista en Vida Nueva a Juan Antonio Carrera, Provincial de España de la Sociedad de San Pablo, con motivo del centenario de la fundación de la Sociedad y del LXXX aniversario de la presencia de los Paulinos en España

(José Lorenzo, en Vida Nueva). Corría el año 1934. La incertidumbre se palpaba en el ambiente. El período de entreguerras tendría un dramático entreacto en España. En ese tiempo, precisamente, empezaba a germinar entre nosotros un brote de la Sociedad de San Pablo de la mano del P. Desiderio Costa, uno de los primeros alumnos y compañeros de Santiago Alberione, quien fundara la congregación en Italia 20 años antes, también en tiempos recios.

Ochenta años después, aquel brote ha enraizado vigorosamente en el apostolado a través de los medios de comunicación y encara el futuro con tantos desafíos abiertos como en aquel tiempo convulso en que Alberione plasmó una intuición haciendo oídos sordos a quienes le invitaban a desistir de su vocación. Hoy como ayer, ilusión no les falta, como transmite Juan Antonio Carrera, provincial de España. Y a lo largo de estos meses, y hasta el 26 de noviembre, en que clausurarán este año conmemorativo, la plasmarán en actos en distintas ciudades de España.

¿En qué situación se encuentra hoy la congregación en España?

Hoy tenemos una editorial significativa en el mundo editorial católico, una red de diez librerías… Nuestra presencia es importante y creo que contribuimos a la reflexión teológica, pastoral y catequética, aportando obras de autores, ofreciendo textos para parroquias, colegios, para la formación de adultos… Esa es, sobre todo, nuestra contribución a la Iglesia en España.

Con un carisma tan específico como la evangelización a través de los medios de comunicación, ¿cómo les interpela la actual revolución digital?

El P. Alberione empezó con lo que había entonces: los libros. Pero ya tenía la intuición de que había que evolucionar con los tiempos. Al principio, éramos solo los paulinos los que apostábamos por la evangelización a través de los medios; tras el Vaticano II, toda la Iglesia entrará de lleno en este apostolado. En cuanto a Internet, que engloba hoy lo que entendemos por medios tradicionales, además de ebooks, estamos haciendo inversiones y ofreciendo servicios a través de nuestra web, como entrevistas a nuestros autores, homilías, además de la venta online de nuestros productos y los de todos los editores católicos de España.

Un siglo después, y con cambios vertiginosos en la comunicación, ¿necesita una actualización el carisma paulino?

En los últimos capítulos generales estamos hablando de la fidelidad creativa: fidelidad al carisma del fundador y creatividad para vivirlo en la realidad del aquí y el ahora. Todo empezó en 1914, cuando Alberione pensó, para que la gente no se alejase de la fe, en ayudar a párrocos y obispos con publicaciones para que los fieles tuviesen materiales con los que leer y reflexionar sobre la fe y los valores. Hoy tenemos que adaptar aquello. Seguimos siendo la única congregación nacida para la evangelización a través de los medios. Y hoy, en medio de las dificultades que hay en el campo editorial, no podemos echarnos para atrás y sí evolucionar, porque la finalidad para nosotros no son los medios en sí, sino el mensaje que queremos transmitir a través de ellos. Apostamos y creemos en los medios de comunicación; en los antiguos y en los que están naciendo, como en Internet y en las redes sociales, que es donde queremos estar.

En ese proceso de adaptación, ¿vislumbran ya por dónde han de caminar?

Nuestra reflexión afecta también a la estructura formativa de los paulinos, también de los laicos que colaboran con nosotros. Nos preguntamos por el perfil del nuevo paulino, y este nos tiene que llevar a vivir en el mundo sin ser del mundo. Necesitamos una buena formación que nos haga comprender el mundo, conocer sus inquietudes, para, a partir de ahí, ofrecer los mejores materiales. Y volcándonos en la formación de los laicos, para que sean, como decía Alberione, nuestras “manos largas” que lleguen a donde nosotros solos no podríamos.

¿Qué fortalezas animan hoy a los paulinos en España?

La consolidación del grupo editorial, que es apreciado. La marca San Pablo es un signo de respeto y seriedad. También son muy reconocidas la cadenas de librerías San Pablo y Paulinas que tenemos en las principales ciudades.

¿Y detectan debilidades?

Una grande, y que será más seria en el futuro: el problema vocacional. Tenemos seguidores de América y Filipinas, pero no encontramos vocaciones entre los jóvenes españoles. En otros países tenemos muchísimas, pero no así en España. Con este aniversario, nos estamos volcando también en la pastoral vocacional.

José Lorenzo

Vida Nueva 2.897 (7 de junio de 2014) 19.

Sevilla acoge los actos del aniversario del nacimiento del beato Alberione

(SP). El arzobispo de Sevilla, monseñor Juan José Asenjo, presidirá el próximo viernes 4 de abril, a las 20 horas, una solemne Eucaristía en la Catedral de Sevilla, coincidiendo con la conmemoración del 130 aniversario del nacimiento del beato Santiago Alberione (1884-1971), apóstol de la comunicación social y fundador de la Familia Paulina. La celebración eucarística se enmarca dentro de los actos con motivo de la celebración del primer Centenario de la fundación de la Sociedad de San Pablo (1914-2014) y de los 80 años de la presencia de los Paulinos en España.

Dos días antes de la Eucaristía, el miércoles 2, y para conmemorar también los 44 años de presencia de los Paulinos en la ciudad de Sevilla, el Círculo Mercantil e Industrial de Sevilla acogerá una mesa redonda sobre «Evangelización y medios de comunicación», en la que participarán monseñor Santiago Gómez, Obispo Auxiliar de la Archidiócesis de Sevilla, D. Marcelino Manzano, Delegado Diocesano de Medios de Comunicación, y el Hermano José Ignacio Pedregosa, Delegado de Pastoral de la Sociedad de San Pablo.

MESA REDONDA«EVANGELIZACIÓN Y MEDIOS DE COMUNICACIÓN»
2 de abril de 2014
a las 20 horas
Círculo Mercantil
Sierpes, 65 – SEVILLA

SOLEMNE CELEBRACIÓN DE LA EUCARISTÍA
4 de abril de 2014
a las 20 horas
Catedral de Sevilla

Lázaro García: «El Papa es un profeta de la actualidad»

San Pablo celebra 80 años de presencia paulina en España

(Jesús, Bastante, en Religión Digital). Hoy nos acompaña Lázaro García, paulino al que hace tiempo no veíamos. Coordinador de la Formación de la Sociedad de San Pablo, estás de celebración: ochenta años de presencia paulina en España y el centenario de su creación como congregación, por parte del Beato Alberione.

–Así es, unas efemérides significativas: cien años tampoco son tantos para una institución. Equivale casi a la adolescencia de una persona. Pero nos alegra poder celebrarlo, y dentro del centenario, la presencia de los paulinos en España.

¿Quiénes son los paulinos?

–Una institución religiosa, una congregación. Allá por los primeros años del siglo XX (1914), un sacerdote italiano, Santiago Alberione, estaba, como Don Bosco, en el Piamonte…

–Es que hay momentos y sobre todo lugares que hacen surgir personajes… No sé si imbuidos por el terruño o por qué cosa, pero es muy curioso y en la Iglesia hay muchos ejemplos.

–En España sucedió en Ávila… “Tierra de santos y tierra de cantos”. Pues eso, un muchacho de quince años había intuido, en el cambio de siglo, al entrar en el XX, cuando era seminarista, que él haría algo por los hombres de su tiempo. Y el espíritu le guió para que lo hiciera a través de los medios de comunicación. Era un reto casi apocalíptico: en el campo lo moderno se creía obra del demonio en aquel momento. En un primer momento, pensó en apoyarse en hombres y mujeres, pero después le pareció más oportuno que fuesen religiosos y religiosas, que hoy en día continúan: somos cinco congregaciones religiosas (paulinos, paulinas) además de los institutos seculares y los “cooperadores paulinos”, que son una especie de tercera orden.

¿Cuántos sois en el mundo?

–En total unos mil ciento y pico religiosos con voto y viviendo en comunidad. En las instituciones femeninas nos duplican: hay más hijas de San Pablo que paulinos.

–Suele ocurrir.

–Sí, pero es bueno. Sobre todo ahora que obviamente todos estamos decididos a promocionar a la mujer en todas las facetas de la vida eclesial. ¡Bienvenido sea! Santiago lo tuvo claro hace un siglo: escribió un libro llamado La mujer asociada al celo sacerdotal.

Muy sugerente. Eso sí que es adelantarse al tiempo de uno. El año de la Fundación fue el del inicio de la Segunda Guerra Mundial. Vosotros que habéis estudiado la vida del propio beato Alberione y de su Fundación, ¿qué impacto creéis que tuvo?

–Fue un impacto muy grande, pero pese a las dificultades salió adelante. Los chavales tenían que irse a la guerra y él dijo que, si no fallecía ninguno de sus “hijos” en la guerra, erigiría un santuario. Actualmente tiene cripta, sotocripta…
Al margen de la guerra, ya eran tiempos de escasez. Como ha sido en España veinte años después… Pero a Alberione nunca le faltaron, por decirlo así, bienhechores: para comprar una máquina, para construir un edificio, siempre contó con la ayuda de señores como Ferrero (el de los bombones, como anécdota curiosa…), que le daba créditos que el fundador nunca conseguía pagar… Pero es que la gente, cuando te entregas, te ve y apoya tu causa. También hoy día hay gente de esa.

¿Y sigue habiendo profetas?

–El profeta de la actualidad es el papa. Pero además de él, hay mucha gente de Iglesia y mucha gente laica. Vosotros mismos, desde esta cátedra, ejercéis un profetismo de garra.

Ahora que le has nombrado, ¿qué te parece el papa?

–Pues tuve ocasión de verle hace poco en una de las audiencias de los miércoles en la Plaza de San Pedro, y me impactó verle a cuatro o cinco metros. Pasó con el coche y, cuando estaba dando la catequesis del credo, nos hizo repetir a cincuenta mil personas que si practicábamos la misericordia no teníamos que tener miedo ni a la muerte ni a nada. No sé si lo hace otro sacerdote, pero él consigue que te lo creas a pies juntillas Es un párroco, de una parroquia inmensa pero con una catequesis muy sencilla. Cada semana saca un eslogan que llega la gente, y eso es lo que queremos todos: trabajar para que la Iglesia se acerque a la gente, a los pobres, a la vida misma.

Para los que os dedicáis al mundo de la comunicación en cristiano un papa tan carismático y comunicativo tiene que resultar un acicate, ¿no?

–Sin duda alguna. Las editoriales difunden los documentos, pero es que el papa los siente. Siente el apostolado y lo utiliza. Es un papa muy paulino. De hecho, el otro día que estaba rebuscando en el libro que hicimos para la beatificación de nuestro fundador, encontré una carta que mandó Bergoglio, que estaba en Argentina, ya sintonizado con el apostolado…

Es un papa curioso, porque tiene mucho de jesuita pero también de franciscano, de paulino, de salesiano… De religiosos que a lo mejor en las anteriores épocas del papado os habéis sentido un poco desplazados. ¿Se reconocía igual la labor de la vida religiosa?

–Nosotros nos encontramos muy a gusto desde las aprobaciones del Concilio Vaticano II. Y ahora estamos mejor, porque tenemos nuevos púlpitos: las redes sociales, Internet en general… Todo ayuda. Algunos obispos lo apoyan incondicionalmente, otros tienen sus diferencias. Pero en general la jerarquía está convencida a todos los efectos de estas nuevas maneras de comunicar.

Poco a poco, porque la propia realidad se irá imponiendo. Hablábamos de que el beato Alberione fundaba la Sociedad en 1914. Entró en España, además, cuando iba a arrancar la Guerra Civil, en 1934. Si se pudiera hacer bromas con esto, diría que os va la marcha… ¿Cómo fue aparecer en el albor de nuestra guerra?

–Fue muy duro. Es más, hasta los años sesenta que Mújica, el obispo de Vitoria, firmó, no se tuvo el permiso de formar la Sociedad, entre la refriega de la guerra. El grupo de muchachos, unos catorce, tuvieron que emigrar un año a Francia, porque en París ya había paulinos. Estuvieron contentos, les trataron muy bien: la sociedad estaba a otro nivel.

¿Dónde surgen los paulinos en España?

En Bilbao, en la ribera de Deusto. Allí surgieron los primeros aspirantes al noviciado. Luego ya vinieron a Madrid, al general Coslada, y se fueron extendiendo, de los pequeños pueblecitos a los grandes colegios, un poco mausoleónicos, de más de doscientas personas… Y las imprentas ya editaban significativamente desde los años cuarenta o cincuenta. La guerra no la sentimos en carne viva, pese a los contratiempos inevitables.

¿Y cómo ha ido evolucionando la Historia de San Pablo en España?

–Obviamente, donde tiene que estar un paulino es donde está la gente. Por eso nos vinimos a imprimir a Madrid. Primero folletitos de catequesis, luego empezamos a distribuir libros. Entramos en el cine con películas significativas. Sevilla, Valencia, Barcelona…ya tenían nuestros colegios. Los domingos por la tarde, los que no iban al fútbol venían a ver el cine parroquial.

Tuvo que ser un apostolado importante, en esos tiempos donde la sociedad española sólo veía qué pasaba fuera a través de las películas, de los cine-clubs de entonces.

–Nos seguimos reuniendo en las iglesias pero desarrollando en las librerías. San Pablo está ya incluso en Palma de Mallorca. Nuestros brazos crecen para llegar al público, como las otras veinte y pico editoriales católicas. Hay que traducir la Biblia y el Evangelio al “cada día”: libros de niños, de pedagogía…No solamente catecismos.

Cuéntame tu experiencia personal, Lázaro. ¿Cómo es tu vocación? ¿Por qué te metes a paulino?

–Yo entro en el 55, ¡fíjate si no ha llovido! Entonces, si eres el sexto de siete hermanos, ibas al colegio pero no tenías posibilidades de estudiar en la universidad. Lo normal era que fuésemos a un seminario. A mí, concretamente, me gustaba. Pero ibas de rebote, sin saber casi nada. Poco a poco ya ibas conociendo la institución…y yo, cuando me creí enterado, hice el noviciado (aquí en Coslada). Me gustó. Empiezas dándote cuenta y terminas planteándote estudiar Teología y ordenarte sacerdote. Pero creo que nunca acabas de madurar, que yo por lo menos cada día tengo que ir renovando el compromiso, saltando charquitos… Las dificultades de cualquier joven. Sí que es verdad que hoy en día el proceso ya no es así. Yo, que ahora me encargo un poquito de la animación pastoral, me doy cuenta de que es de otra manera: ahora los jóvenes se centran en otras cosas, los colegios son muy pequeños.

Pero probablemente los que entran lo hacen más convencidos.

–Sí, traen un bagaje personal distinto y el acompañamiento que se les da es más personal, porque ya no ingresan anualmente grupos de treinta o cuarenta personas como antes…

¿Eso es bueno o malo para la vida sacramental?

–Yo personalmente pienso que el ingreso de preadolescentes en seminarios no es bueno. ¿Dios toca a un niño o un preadolescente igual que a un joven o a un adulto? No lo excluyo, pero es mi parecer. Todavía hay seminarios menores, pero con los tiempos que corren prácticamente no hay ingresos.

¿Cuál es tu visión de la “comunicación en cristiano”? ¿Cómo estamos hoy?

–Hemos dado muchos pasos. Ahora somos transparentes, aunque la claridad acarree que a veces salte la liebre por algún lado y nos escandalicemos. También hemos progresado en ofrecer un Evangelio actualizado: hubo un Concilio que nos enseñó que no todo es doctrina, dogma y sabiduría, sino que la fe hay que vivirla. Anunciar la Buena Noticia como el papa Francisco. Él nos ha ayudado a sintetizar: “Amaos unos a otros”, las bienaventuranzas, Mateo 25, y de sobra. Sin embargo, lo fácil siempre ha sido predicar y lo complicado practicar esta sencillez. Incluso lo de dar trigo. Pero vamos, yo creo que en ese sentido la situación es muy prometedora, aunque seamos menos y casi no tengamos seminaristas. El germen del Evangelio está ahí y puede florecer en cualquier parte. A nosotros, de momento, lo que nos toca es ir sembrando.

Con la alegría del Evangelio (volviendo a Francisco) vendrán tiempos mejores. Y los viviremos juntos, espero, y tal vez con otro libro del centenario de San Pablo en España esta vez.

–En ello estamos. ¡No vamos a poner puertas a la providencia!

¿Cómo se puede conseguir este libro?

–Está en nuestras librerías y yo mismo lo puedo facilitar a quien tenga interés: formación@sanpablo.es. Hemos hecho también algunos productos de merchandising paulino, para recordar. Un vídeo documental que mezcla imágenes antiguas y nuevas… La película Pablo de Tarso. El último viaje… Ahí estamos, entre iniciativas para darnos a conocer, que es una de nuestras tareas. No hay que ir amontonando medios, sino aprovecharlos con carisma para divulgar el Evangelio. Tampoco somos una “casa Editorial” de las que hacen negocios: estamos para ponerle pies al Evangelio con los que llegue a la gente.

Pues ojalá que os veamos seguir haciendo ese trabajo. Muchísimas gracias, Lázaro, como siempre es un placer.

–Para mí también, Jesús. Seguimos en la brecha.

Religión Digital, 17 de marzo de 2014

San Pablo publica «La Iglesia del Papa Francisco», libro-entrevista a Víctor Manuel Fernández

Libro-entrevista a Víctor Manuel Fernández
Un análisis del proyecto de Iglesia del Papa Francisco
según la exhortación apostólica Evangelii gaudium

(SP). ¿Hacia dónde quiere llevar Francisco la Iglesia? ¿Qué piensa de la teología de la liberación? ¿Se refiere a ella cuando habla de «Iglesia de los pobres»? ¿Cuál es el rasgo fundamental del nuevo pontificado? ¿Por qué es tan importante para el Papa que la Iglesia «salga»? ¿Cuál es la idea de reforma propia de Bergoglio? ¿Qué serán con Francisco las conferencias episcopales en el mundo? ¿Se inclinará por reformas en el campo del celibato? ¿Qué papel ve él para la mujer? ¿Qué dimensión puede valorizar mejor a la mujer en la Iglesia de hoy? ¿Cómo presenta el Papa la dimensión social del Evangelio?…

Estas son algunas de las más de cuarenta preguntas a las que da respuesta el obispo y teólogo argentino Víctor Manuel Fernández, amigo personal del Papa Francisco, en una interesante entrevista que se centra en el proyecto de Iglesia del Papa que se refleja en la exhortación apostólica Evangelii gaudium y que San Pablo pone en circulación la próxima semana. Un libro que tiene como protagonistas a Paolo Rodari, periodista especialista en temas vaticanos del periódico «Il Foglio», y a Víctor Manuel Fernández, rector de la Universidad Católica Argentina, teólogo de renombre que fue consultor de la V Conferencia del Episcopado de Latinoamérica y que ayudó a Bergoglio a redactar el documento final de dicha conferencia, conocido como Documento de Aparecida. En este documento, precisamente, se basa en gran medida la Evangelii gaudium, de la que el Papa Francisco ha dicho que tiene «un sentido programático» y que sólo menciona en sus citas a un teólogo vivo: Víctor Manuel Fernández.

El libro es una larga conversación en la que el obispo argentino no deja nada sin responder y que permite entender el desafío que el Papa quiere plantear a la Iglesia y a quien está lejos de la vida de fe. En la entrevista se plantean temas como la misión de la Iglesia y los destinatarios de esa acción evangelizadora, la prioridad del Evangelio por encima de los principios, la relación de la Iglesia con la política y la economía, el diálogo religioso y el ecumenismo, la reforma de las estructuras de la Iglesia o el pueblo de Dios. Temas todos que aparecen, de algún modo, en la Evangelii gaudium, el documento que marca la dirección: llevar a la Iglesia a tomar conciencia de que el cristianismo es alegría porque anuncia que Dios está con nosotros.

La Iglesia del Papa Francisco estará en la librerías a partir del 14 de febrero.