Archivo de la etiqueta: Javier Barraca Mairal

Poner el acento en lo individual

(Rafael Gómez Pérez, en Aceprensa). Originalidad e identidad personal, de Javier Barraca Mairal, tiene que hacer frente a dos direcciones distintas que se dan teóricamente, y hoy con un nuevo desarrollo, en la antropología filosófica y en la sociología. Dónde poner el acento: si en lo individual o en lo comunitario. Por el título, parece que en lo primero, y lo confirma una cita de Oscar Wilde: “Sé tú mismo. Los demás papeles ya los desempeñan otros”.

Pero a la vez, el autor conoce bien la filosofía de Lévinas, para quien, como resume, “la clave de la identidad personal se encuentra paradójicamente en la alteridad”. Y añade: “Mi ser se engendra en su raíz desde lo otro que yo”. Esto puede ser verdad en el sentido biológico, pero no en el de la pretendida originalidad. Sigue leyendo

Gramáticas creativas de la identidad

(José Francisco Serrano Oceja, en Alfa y Omega). De vez en cuado hay que pararse ante un libro de filosofía, teórica y a la vez práctica, que permita volver a formular una serie de preguntas que son claves para el proceso de humanización y de desarrollo personal. De entre esas preguntas, hay una básica: ¿Quién soy?, que está muy cercana a la común, y equivocada en su planteamiento, ¿qué soy? En un mundo de múltiples identidades, de pluralidad de identidades, la filosofía viene en socorro de la educación y nos ayuda a plantearnos el proceso de maduración y crecimiento desde una correcta comprensión de nuestro ser, de nuestras relaciones, de nuestra identidad. Sigue leyendo

Cómo la identidad está siendo destruida por la masificación y la despersonalización

(Religión en Libertad). Javier Barraca es doctor en Filosofia y profesor titular de la Universidad Rey Juan Carlos. Ahora acaba de publicar el libro Originalidad e Identidad Personaldonde tras años de investigación y estudio en estos ámbitos cuenta en esta obra cómo los populismos, el consumismo, el materialismo así como corrientes New Age pretenden acabar con la auténtica identidad.

En esta reflexión filosófica pretende incidir en que cada ser es único cuando en la actualidad el sentido es el contrario mediante la ‘masificación’. En una entrevista para Religión en Libertad, Barraca explica qué puede aportar su nuevo libro, que a buen seguro hará reflexionar a quien lo lea:

¿Por qué reflexionar y hasta escribir hoy precisamente acerca de la identidad y la originalidad personal?
Sigue leyendo

Sobre la identidad de la persona

(SP). Originalidad e identidad personal es una obra de pensamiento, llena de vigencia, que responde al incesante acoso al que la masificadora sociedad somete en la actualidad a la identidad personal del ser humano. No aporta antídotos, ni atajos contra la despersonalización y la deshumanización, sino que ofrece una innovadora investigación filosófica que desarrolla una reflexión profunda y personal en torno al sujeto humano. Estas páginas van destinadas a todos aquellos que se oponen a toda forma de manipulación y se entregan a la imprescindible tarea de colaborar en el fecundo desarrollo de la identidad y originalidad personales.

«La humildad es fundamental para ser felices», dice el filósofo Javier Barraca

El pensador español publica Vivir la humildad (San Pablo) un ensayo que ayudará a encauzar muchas vidas.

(Religión en Libertad). Javier Barraca ha escrito varios libros en su vida. Pensador, filósofo y profesor, su último libro Vivir la humildad (San Pablo) trata sobre la relación entre humildad y felicidad. ReL le ha entrevistado.

Empecemos por el principio, ¿por qué ha escrito un libro acerca de la humildad?

La verdad es que el motivo nació de la experiencia de su ausencia. Desde hace unos años, empecé a echarla de menos, tanto en mí mismo como en los demás. En mi medio profesional, el académico e investigador, por ejemplo, caemos con frecuencia en una especie de soberbia desenfrenada, escasea terriblemente la humildad. Eso me inquietó, y me invitó a indagar en esta cuestión de un modo personal.

¿Se cree usted humilde, en cierta forma, dado que escribe un libro sobre este tema? Perdón por lo directo de la pregunta…

En absoluto. Pero, si lo fuera, probablemente no sería muy consciente de ello, dado que a mayor presencia en el ser humano de la humildad menos parece captársela en uno mismo: la humildad es humilde hasta en su reconocerse como tal. El humilde sabe que todo, empezando por la humildad, es gracia. Por eso, el libro es ante todo un homenaje y una ofrenda a quienes han destacado en el estudio o en la práctica de esta virtud.

¿Sigue siendo cierto eso de que «humildad es andar en verdad»?

Desde luego, nuestra santa Teresa dió en la clave con esto. De hecho, esta es una de las líneas maestras en las que profundiza mi librito. Por eso, quienes no son humildes socavan su propio sentido de la realidad hasta caer en el absurdo, y con frecuencia quedan en ridículo. También, por esto, ser una persona humilde no tiene nada que ver con tener una autoestima baja ni ser un pusilánime.

¿Los soberbios son, entonces, las primeras víctimas de su falta de humildad?

Efectivamente. Se convierten a sí mismos en seres ridículos y risibles, casi cómicos, a los ojos de quienes ven su fatuo actuar (aunque al final se pasa aquí de lo cómico a lo trágico, tanto para el propio orgulloso como para quienes tienen que ver con él).

Dígame para qué sirve la humildad…

Con un poquito más humildad, seríamos mucho más felices y ayudaríamos a otros a serlo también. La humildad es fundamental para ser felices, pues sin ella todo se nos hace insuficiente e injusto con respecto a nosotros mismos, la vida se convierte en un tormento insufrible para los soberbios. Pero no es que sirva como un medio, sino que la humildad vale debido a que posee una belleza inmensa.

Deme el mayor ejemplo de humildad posible o pensable.

Dios hecho hombre.

De acuerdo. ¿Y un ejemplo de humildad ordinario, cotidiano?

Los niños. Son verdaderos maestros en la humildad. A ellos, se dedica el librito.

¿De qué está hecha la entraña de la humildad?

El corazón de la humildad no es otro que el amor. Pero eso es precisamente lo que se desarrolla en el librito.

Entonces, se ha metido usted en la boca del lobo: ¿cuál es la mayor virtud: el amor o la humildad?

La caridad, sin duda. Pero santo Tomás enseñó que, en cuanto removedora de obstáculos, como el de la soberbia, la primera virtud es la humildad.

¿Cómo se estructura su libro?

Tiene una parte inicial más teórica, y otra de aplicación, en la que se revela que la humildad resulta vital para la felicidad, la colaboración o el trabajo de equipo, la vocación personal, etc.

En clave de humor, ¿cuál es el colmo de la no humildad?

Un catedrático de moral que sea un soberbio.

¿Y el colmo de la humildad?

Si deja que me repita: Cristo. Y, si prefiere uno de un discípulo suyo reciente, mi admirado Pablo Domínguez, que gracias a su humildad fue siempre una persona llena de alegría y de felicidad.

Religión en Libertad (31 de marzo de 2012)

Vivir la humildad

(M. A. V., en Alfa y Omega).«Humildad es lo que continuamente renueva el mundo, lo que preserva del error»: esta frase de Chesterton abre este precioso libro de 140 páginas que Javier Barraca Mairal, profesor de Filosofía y secretario del Capítulo de Estética de AEDOS acaba de publicar. La grandeza del hombre, decía Pascal, está en reconocer su propia pequeñez, igual que la verdadera grandeza literaria está en un librito de bolsillo como este Vivir la humildad. Con mucha profundidad espiritual, el autor recuerda que nadie puede adquirir la virtud de la humildad sin amar efectivamente a los demás y que sólo el hombre humilde puede soportar el mal sin sentirse derrotado, porque cuando reconocemos que el mal nos supera, se abre el corazón humano a la esperanza.

M. A. V.

Alfa y Omega 764 (15 de diciembre de 2011) 23