Archivo de la etiqueta: P. Gabriel Amorth

Amorth, mariólogo y exorcista

(Pablo Largo Domínguez, en Ephemerides Mariologicae). María contra el mal lleva este subtítulo: La última entrevista al exorcista más famoso. El P. Gabriel Amorth (1925-2016) es, en efecto, bien conocido por su actividad de exorcista, a la que se dedicó durante 30 años. Publicó también 6 libros sobre María, algunos traducidos en SAN PABLO. En esta obra, que reproduce una entrevista realizada pocos meses antes de su muerte y publicada originalmente en polaco, aparecen las dos facetas: la de mariólogo y la de exorcista, pero no yuxtapuestas, sino trenzadas entre sí. Sigue leyendo

El papel de la Virgen María en el apoyo a sus hijos que sufren tentación

(Ángel Gómez Escorial, en Betania). No ha habido en el mundo y en todos los tiempos –creo– mayor experto en el demonio y en el mal que el padre Gabriel Amorth. La afirmación puede parecer temeraria pues es obvio que en la historia de la Iglesia se ha estudiado en profundidad del Malo. Pero esa aproximación al mundo de nuestros días y al lenguaje corriente e inteligible que el padre Amorth ha utilizado en su obra y en la descripción de su actuación como exorcista.

El padre Slawomir Sznurkoswski es como el P. Gabriel Amorth miembro de la Sociedad de San Pablo (SSP) y refleja al principio del libro María contra el mal una de las características más fundamentales del exorcista de la Diócesis de Roma que en su especialización en mariología, en el estudio de la Virgen María y así la larga entrevista que le hace el P. Sznurkoswski no es otra cosa que un formidable e impresionante dialogo sobre María de Nazaret. Sigue leyendo

El testimonio mariano del P. Amorth

(SP). María contra el mal es la última entrevista que concedió el Padre Amorth, el exorcista más famoso del mundo. Se realizó entre el 11 y el 13 de mayo de 2016, poco tiempo antes de su muerte, en septiembre de ese mismo año. En ella, el P. Amorth descubre su faceta más desconocida: su labor como mariólogo, presentando la figura de la Virgen en una síntesis muy madura y muy completa y arrojando lucidez sobre cuestiones relacionadas con el papel de María como defensora nuestra frente a los ataques del demonio. Gracias al trabajo del P. Sławomir Sznurkowski, el lector puede acceder al testamento vital de un hombre consagrado a la devoción de la Virgen, que seguía viéndola con los ojos de un niño, ayudando a los demás a vencer el mal que nos acecha.

Reflexión secuencial sobre la doctrina católica en relación al diablo

(J. I. Moreno, en La Ciudad de Dios). Como aporte a la reflexión que se ha hecho durante este Año Jubilar de la Misericordia, el Padre Amorth propone en La misericordia vencerá al diablo una reflexión secuencial sobre la doctrina católica en relación a los ángeles caídos, algunas bases del satanismo y sus expresiones cúlticas, las consecuencias espirituales de la misma, sus respectivas soluciones, para concluir con unas notas fundamentales sobre la escatología cristiana. El amor es la clave que abre el texto, citando la tan conocida cita de san Juan de la Cruz: «A la tarde te examinarán en el amor». Sigue leyendo

Consejos y enseñanzas del Padre Amorth para combatir al demonio

(SP). ¿Quién es Satanás? ¿Cómo actúa? ¿Cómo combatirlo? Vade retro Satanás, en conformidad con la teología y la doctrina católicas, se propone clarificar las figuras de Satanás y sus servidores y poner en guardia al cristiano ante el poder que el demonio puede ejercer en el mundo, sobre todo si es ignorado o mal interpretado. El Padre Amorth explica también que la inducción a la tentación y al pecado es la acción preferida del diablo, expone los orígenes y los motivos de la institución sacramental del exorcismo y propone a los santos como ejemplo para combatirlo y contrarrestar su actuación.

Oraciones para mantenerse alejados del mal

(SP). 100 Oraciones contra el diablo y el mal es una recopilación de oraciones que la Iglesia, a lo largo de la historia, ha propuesto como poderosas defensas contra el diablo y el mal, dirigidas de modo particular a Jesús, a María, al Espíritu Santo, al arcángel Gabriel y a algunos santos invocados expresamente contra Satanás, como san Benito o san Pío de Pietrelcina. Entre las oraciones hay salmos, palabras que pronuncia Jesús en los Evangelios para expulsar demonios, letanías, novenas, bendiciones y oraciones de petición por las almas del purgatorio, por la curación de los males corporales y de los males del espíritu y por la liberación del alma en la hora de la muerte.

Las oraciones van precedidas de una breve presentación del Padre Amorth en la que, además de recomendar la oración constante, insiste en que los cristianos no debemos temer al demonio, sino al pecado, y que la mejor manera de combatirlo es permanecer en gracia de Dios.

Cómo el amor de Dios vence el poder del diablo

(SP). El P. Amorth se hace eco del mensaje del Papa Francisco al convocar el Jubileo de la Misericordia: «La misericordia siempre será más grande que cualquier pecado y nadie podrá poner un límite al amor de Dios que perdona». Y lo hace, desde la perspectiva particular del ministerio del exorcistado, señalando cómo el Maligno busca destruir en cada persona la confianza de amar y ser amados, la esperanza de gozar de la misericordia del Dios-Amor. Con esta intención, en La misericordia vencerá al diablo explicita cómo la vida vence a la muerte mediante la encarnación y la resurrección de Cristo, responde a las dudas y preguntas más comunes sobre el Maligno, el culto a Satanás y sus manifestaciones, desarrolla los medios de lucha contra el demonio de los que disponemos, y define algunos principios de escatología cristiana: muerte, juicio, cielo, purgatorio e infierno.

Es necesario saber que el demonio existe y actúa

(Mario Rangil, en Mundo Cristiano). El P. Amorth es el conocido exorcista de la diócesis de Roma, ya jubilado. De un tiempo a esta parte, la editorial San Pablo viene publicando en español sus obras, que tienen por común denominador su experiencia frente al maligno. Es importante no obsesionarse con el demonio, ni ver números 666 en todas partes, pero es necesario saber que el demonio existe, y actúa. Y cómo, con ayuda de Dios, nada debemos temer. Ambos libros corresponden a sendas entrevistas concedidas a religiosos paulinos.

En Mi encuentro con el diablo, más extensa, se centra más en en cuestiones “oscuras”: peligros espirituales en la Iglesia y en la sociedad de hoy; maleficios y males de ojo, la reencarnación… Y medios espirituales para luchar contra el demonio (oración, intercesión de los santos, vigilancia). Aunque algunas de sus consideraciones puedan ser discutibles, en general prima un sano sentido sobrenatural y sentido común.

En Dios es más atrayente que el diablo, el P. Amorth parte también de cuestiones relativas al mal, pero el ámbito es más amplio (educación de los jóvenes, piedad…).

Mario Rangil

Mundo Cristiano 666 (diciembre de 2015) 66.

Para resistir y no dejarse vencer por el mal

(F. Carmona, en La Ciudad de Dios). Tenemos aquí un título muy atractivo para un gran sector de lectores: Dios es más atrayente que el diablo. Hay mucha curiosidad por el tema en el que entran Dios y el diablo, sobre todo por los exorcismos, que suponen la posesión diabólica de algunas personas en la actualidad. El autor es un especialista en exorcismos, sin embargo en este caso no trata directamente de los mismos, sino del atractivo de Dios sobre el del Diablo. De aquellos, el P. Amorth ha tratado ya en otros de sus libros. Éste está escrito en forma de entrevista, que le hace Ángelo De Simone, método que, tal vez, hace más amena su lectura. El P. Amorth ha escrito que «el mal está presente en la realidad y, por tanto, también en ser humano». Queremos ser buenos en todos los aspectos, pero no siempre lo logramos. Por eso es necesario luchar contra el mal en todos los frentes. Y el mal lo personifica el diablo.

En el prólogo, Ángelo De Simone, que es el entrevistador y vive en la misma comunidad religiosa del autor, presenta al P. Amorth como un hombre docto y virtuoso, gran luchador en su vida contra el mal en la forma que sea. Advierte sobre los errores de muchos fieles de hoy y otros no fieles, que dan demasiada importancia al diablo y se olvidan de Dios, como el bien supremo, que ama y quiere la salvación de todos. Pero además hay quienes convierten la religión en una ideología y eso es malo porque lleva al fundamentalismo y «el fundamentalismo de nuestro tiempo hace un pésimo servicio a Dios», dice con razón De Simone. Y es que presentan una imagen de Dios tan deformada que no puede ser de Dios. Aquí Amorth trata de darnos la imagen y el atractivo de Dios, que es el bien, frente al mal y la mentira, que es diablo. Sus palabras son claras: «En estas páginas –dice– pongo en primer plano, con plena razón, a nuestro Señor, que atraiga a sí para alejar el mal» o bien que «Dios es absolutamente más bello y atrayente que el diablo».

En el cuerpo del libro aborda, en primer lugar, la idea de Dios, cuyo icono necesita ser restaurado en algunos ambientes. ¿Sabe la gente que Dios es el bien supremo?, pregunta. Expone luego cómo se manifiesta en Jesús, verdadero Hijo de Dios, que expulsó el mal, el maligno, según las Escrituras. Responde después a problemas inquietantes, como la existencia del mal en sus diversas formas, mas por el poder de Dios se puede y se sigue echando demonios, como hizo Jesús y lo hace el exorcista en nombre de Dios y la autoridad de la Iglesia. Termina dando el consejo de estar listos, preparados con las mejores disposiciones interiores, con la armadura de Dios, que recomienda san Pablo, para resistir y no dejarse vencer.

F. Carmona

La Ciudad de Dios 228/3 (julio-septiembre de 2015) 869-870.

Un nuevo testimonio del Padre Amorth, que busca desenmascarar al diablo en la realidad actual

(SP). A lo largo de esta extensa entrevista –Mi encuentro con el diablo–, el lector tendrá la oportunidad de ver cómo uno de los exorcistas más conocidos de la Iglesia católica, el P. Amorth, va desgranando la realidad actual para desenmascarar al diablo en cada uno de los elegantes y exóticos disfraces que ha adoptado en los últimos tiempos, incluso dentro de la propia Iglesia. En nuestro siglo XXI la gente de a pie parece haber desterrado a Dios de su vida, pero no ha podido renunciar a la necesidad de saciar su sed espiritual. Intentan acallarla recurriendo a la astrología, la superstición, los combinados de creencias orientalistas o los iluminados que dicen comunicarse con ángeles y demonios… dicho de otro modo, no creen en Dios, pero creen en las mentiras, esto es, creen en el diablo.