Archivo de la etiqueta: Religión para torpes

A la escucha de Dios

Estas páginas nos muestran cómo “la verdadera oración hace
del cosmos un templo y de la vida misma una plegaria”

(María José Pérez, en Vida Nueva). La colección Religión para torpes de San Pablo sigue ampliando su biblioteca con un nuevo volumen –La oración para torpes–, que, como los anteriores –El Evangelio para torpes (VN, nº 2.967), Mística para torpes (VN, nº 2.980)…–, es obra de Chema Álvarez, misionero del Sagrado Corazón.

El subtítulo “para torpes” capta inmediatamente la atención, hace que los lectores nos identifiquemos, pues todos experimentamos, a menudo, dificultad o impotencia al orar. Sigue leyendo

Chema Álvarez: «Dios nos ha preparado para que entremos en comunión con él cuando y donde queramos»

Entrevista a Chema Álvarez,
autor de la colección Religión para torpes

(Jesús Bastante, en Religión Digital). Chema Álvarez es sacerdote, Misionero del Sagrado Corazón, y autor de una colección que está editando San Pablo, Religión para torpes. Tenemos: El Evangelio para torpes, La oración para torpes, La Biblia para torpes y Mística para torpes. «Los temas principales y más importantes de la fe cristiana», como Chema explicó a RD, hechos ya accesibles para todos.

¿Cómo surge esta idea, este compendio de libros «para torpes»?

Hace años, cuando no tenía ni idea de informática, pillé un librito por ahí, ilustrado por Forges, que se llamaba Informática para torpes. Y yo, que de pronto me vi obligado a trabajar con esos materiales, busqué lo que había por ahí, y vi libros muy sesudos. Yo lo que yo necesitaba era algo muy sencillo. Y aquél librito me gustó por las ilustraciones y porque el lenguaje me pareció accesible. Mi primer contacto con la informática fue ese. Y se me quedó.

Luego vi que hay en las librerías un montón de libros de ese estilo. Indudablemente, hay un público que demanda eso, gente que no tiene reparo en decir «yo soy torpe». Como yo, que en informática no soy torpe sino torpísimo.

O «explícame las cosas como si tuviera tres años», como decían en mi barrio. Sigue leyendo

Sencilla explicación del contenido y el significado de la Biblia

(SP). La Biblia para torpes quiere acercar a la Biblia a aquellas personas que cuentan con un ejemplar del Libro Sagrado en sus estanterías pero que no se atreven a abrirlo, por miedo, respeto o ignorancia. Con un lenguaje comprensible y hasta familiar, Chema Álvarez se propone explicar las historias que se narran en la Biblia, ayudando a captar lo que siempre han querido decir y lo que hoy nos pueden aportar para nuestra existencia. La intención es que cualquier persona, por «torpe» que se pueda sentir ante tan extenso y complejo libro, pueda descubrir el eje vertebrador de la Biblia, que es la manifestación de Dios y su compromiso personal con cada ser humano. El libro se complementa con un vocabulario esencial, una selección de pasajes fundamentales (trending topics) de la Biblia y una breve cronología que ayuda a situar los acontecimientos bíblicos o que tienen que ver con el mundo de la Biblia en una línea histórica.

Una sencilla guía para adentrarse sin dificultad en la oración

(SP). La oración para torpes se ha escrito desde la convicción de que todos, incluso sin saberlo, hemos rezado alguna vez, y con la intención de ofrecer una guía fácil a quien se encuentra en la necesidad de rezar pero no lo hace porque se siente «torpe» en ese terreno. En breves capítulos, escritos casi en un tono desenfadado, Chema Álvarez explica, entre otros temas, en qué consiste la oración y cuáles son las claves fundamentales de la oración (la oración ha de ser siempre confiada, constante, coherente y conformada). Finalmente ofrece una serie de «oraciones para rezar en todo momento», y la «oración msc», oración comunitaria propia de los Misioneros del Sagrado Corazón que sigue el esquema de «mirar, sentir, compartir»: leer y meditar un momento concreto del Evangelio, reflexionar con el corazón sobre lo contemplado y extraer los frutos de los dos pasos anteriores para llevarlos a la calle, a la vida, a los demás.

Guías sencillas sobre diversos aspectos de la fe

(Miguel de Santiago, en Ecclesia). La Editorial San Pablo inicia la colección Religión para Torpes con dos libritos de Chema Álvarez: El Evangelio para torpes y Mística para torpes. Pretende ofrecer guías sencillas sobre diversos aspectos de la fe a un público sin conocimientos de la religión o que acaso los tiene muy superficiales, pero que muestra interés por ella.

Para adaptarse a este tipo de lector, Chema Álvarez utiliza un tono y lenguaje inusual y desenfadado –no en vano es «Chema»– con la finalidad de adaptarse al público al que se dirige y quiere orientar.

Miguel de Santiago

Ecclesia 3.841-3.842 (23-30 de julio de 2016) 16.

Encontrar la sensibilidad espiritual para vivir la Vida

(Juan José de León Lastra, en Vida Sobrenatural). Tras una rápida y elemental exposición de cómo la religión se ha quedado congelada en mitos y magia, o en fórmulas medievales, mientras el avance de las ciencias daba respuestas no religiosas y organizaban la sociedad al margen de la religión, el autor expone cómo es necesario que ésta se abra al paso que da la humanidad hacia lo espiritual, hacia la «mística», lo llama él. Mística abierta a todos, y por eso titula el libro Mística para torpes. La reiterada frase de Rahner «el cristiano del futuro o es místico o no es cristiano» es la referencia que confirma la tesis del libro.

La mística que propone es saber vivir la vida independientemente de lo que haya después, mística encarnada. Esa «vida» ha de ponerse con mayúsculas: la Vida que es Dios. Vivir es sentir a Dios en el ser: basta con caer en la cuenta de la presencia de Dios para disfrutar de la vida incluso en los momentos de dolor. Están de sobra las construcciones míticas de las religiones. Basta sentir a Dios, «sin sistemas de creencias ni ritos salvíficos». No un Dios que responda a nuestros prejuicios, juicios previos. Basta que se le experimente desde el amor. Así fue cómo vivió Jesús de Nazaret, a ello nos lleva su enseñanza.

Todos pueden contemplar la presencia de Dios en la vida como Vida. Para ello hace falta hacer silencio a preocupaciones, temores, deseos. Una contemplación necesaria será la del Universo. Y superando la tendencia cerebral de diferenciar el tú del yo, verse a sí mismo en el otro, en lo otro. Insiste el autor en sentir a Dios más que pensarlo, sentirlo como quien nos trasciende, pero que es nuestro vivir. Al conjuntar la experiencia amorosa de Dios y del otro se construye el Reino de Dios. La salvación está en entender así la vida, como Jesús nos la mostró, viviéndola místicamente bajo la presencia de Dios. En eso consiste ser «santo», si queremos utilizar términos clásicos. Y así el místico, el cristiano del futuro, «será ante todo un ser humano evolucionado que capacitará sus facultades naturales tanto físicas como mentales y espirituales de la mano de Dios».

El libro es sugerente. Hace reflexionar e invita a vivir y disfrutar de la vida sintiendo la presencia de Dios, tal como la vivió Jesús de Nazaret. El autor no articula argumentos académicos para exponer sus tesis, sino que insta a encontrar la sensibilidad espiritual, mística, al alcance de todos, por muy «torpe» que se sea, para vivir la Vida.

Fr. Juan José de León Lastra, O.P.

Vida Sobrenatural 706 (julio-agosto de 2016) 318-319.

Los libros de San Pablo más solicitados en la Feria del Libro

Te cuento mis cuentos, El gato que no quería ser gato
y los libros de la colección Sentimientos y valores,
de Violeta Monreal, lideran el listado de títulos más solicitados

(SP). Te cuento mis cuentos, el libro que recoge los seis cuentos escritos por niños ganadores de la segunda edición del Premio La Brújula de narrativa de valores, se ha situado en el primer puesto de la lista de libros más solicitados en la caseta 332 de la Editorial San Pablo durante la Feria del Libro, que acabó el pasado domingo. Un listado en el que se mezclan libros infantiles –como El gato que no quería ser gato, de César Lillo y Covadonga Riesgo– con libros de autoayuda y del fondo general, la exhortación apostólica Amoris laetitia del Papa Francisco, y otros libros religiosos de pequeño formato. Por autores, encabeza el listado Violeta Monreal, cuya colección Sentimientos y valores se presentó en el Pabellón de Actividades el primer sábado de la Feria del Libro y que ha tenido una muy buena acogida entre el público.

Como es natural, la presencia de los autores en la caseta de la Editorial firmando ejemplares de sus obras sitúa sus libros entre los más solicitados. Es el caso de los ya mencionados El gato que no quería ser gato y Te cuento mis cuentos, dos de cuyos niños autores, Miguel Casla Garate y Rubén Díaz Susmozas y cuatro de sus ilustradoras (Marta Sedano, Covadonga Riesgo, Brenda Figueroa e Isabel Magán) pasaron por la caseta de San Pablo. También estuvieron, entre otros, Chema Álvarez (autor de El Evangelio para torpes y Mística para torpes), y muchos de los autores de la colección Sendero-Autoayuda Práctica, que también ha sido muy bien acogida por el público: Carlos Puig Sagi-Vela (¡Levántate otra vez!), Irene Prieto (La autoestima), José María Orozco (Cómo ayudar con palabras), Paloma Orozco (Enseñanzas samuráis para la vida) y Julio Agredano (Y después de un ictus ¿qué?) se han situado entre los diez primeros en el escalafón.

Completan el listado de títulos más solicitados la exhortación apostólica Amoris laetitia sobre el amor en familia, del Papa Francisco, y dos pequeñas obras destinadas a dar a conocer a los niños algunos contenidos de la fe: Mi librito de oraciones y Obras de misericordia.

Por lo que se refiere a los autores, por detrás de Violeta Monreal se situan todos los autores citados, que estuvieron firmando en la caseta de San Pablo durante la Feria, y aparece en el décimo puesto la ilustradora vietnamita Khoa Le, cuyos libros (Sol y Luna, La princesa de las nubes, ¡Vaya pelos!, Simón el llorón y ¡No me quiero lavar!) han llamado mucho la atención de todos los lectores que se han acercado a nuestra caseta.

Este es el listado completo de títulos más vendidos en SAN PABLO:

  1. Te cuento mis cuentos
  2. El gato que no queria ser gato
  3. ¡Levántate otra vez!
  4. La autoestima
  5. Mi librito de oraciones y Cómo ayudar con palabras
  6. Enseñanzas samuráis para la vida
  7. Amoris laetitia
  8. Obras de misericordia
  9. El Evangelio para torpes
  10. Y depués de un ictus ¿qué?

Claridad, seriedad y profundidad

(Cristina Santa Olalla, en Catequética). El autor de El Evangelio para torpes, Chema Álvarez, es licenciado en filosofía y teología, redactor de publicaciones de MSC y ofrece y dirige catequesis de adultos. Es autor de Mística para torpes. Su intención, tal como titula el primer capítulo, es transmitir una fe y no solo una historia. El relato tiene un lenguaje muy cercano a la gente joven, pero sin perder un ápice de rigurosidad y profundidad, poniendo al lector en contacto con el contenido evangélico e invitándole a un cambio de vida, conjugando teoría y práctica.

Algunos de los títulos de los capítulos son: Un medio de comunicación que te realiza; ¡Marchando una de resurrección!; Las consecuencias de “ir contra corriente”; Las ventajas de llevar a Dios “puesto”; ¡Cosas de mujeres!; Ejemplos de torpes evangélicos; Los “trending topic” del Evangelio. Cada capítulo incluye varios recuadros que presentan conceptos teológicos y realidades sociales o culturales que enriquecen la lectura de la exposición que hace el autor en cada capítulo.

Aunque la obra está pensada para creyentes poco formados o poco comprometidos, el libro es muy válido para ahondar en el mensaje evangélico del creyente, sobre todo si comparte su fe como catequista o como miembro de un grupo cristiano por la claridad de los conceptos, su seriedad y profundidad y por la invitación a un mayor compromiso.

Cristina Santa Olalla

Catequética 57/3 (mayo-junio de 2016) 210.

 

El alma como protagonista

(María José Pérez, en Vida Nueva). Se trata de un libro –Mística para torpes– ágil y ameno de Chema Álvarez, misionero del Sagrado Corazón y licenciado en Filosofía y Teología (Sagrada Escritura). Forma parte de la colección Religión para torpes, que ya cuenta con otro volumen publicado: El Evangelio para torpes (VN, nº 2.967), del mismo autor.

El título remeda con humor los manuales tecnológicos para no iniciados. Se pueden considerar torpes quienes dejaron su fe porque no creció en ellos, y quienes no aciertan a descubrir el modo de relacionarse con Dios o ni siquiera lo conocen. A ellos hay que sumar muchos creyentes «de toda la vida» que han hecho de la religión una rutina. Y Dios es perenne novedad.

A lo largo de sus páginas, aparece la mística como una propuesta apetecible de presente y de futuro. Más allá de las religiones (consideradas como un camino tortuoso que acentúa demasiado las diferencias entre lo divino y lo humano), nuestro autor aboga por la espiritualidad y la mística entendidas como un «descubrir y vivir la Vida (Dios) que está presente en cada ser, en todo lo que Él ha creado».

La espiritualidad no propone sistemas de creencias ni ritos salvíficos, no pretende controlar mentes ni personas, ni conseguir comunidades organizadas en torno a cultos o con esperanzas redentoras. No se trata de aprender una teoría, sino de llevar a cabo una experiencia. Requisito para ello –según Chema Álvarez– es «caer en la cuenta» de esa realidad que es Dios, a la vez presente y velado en su creación, y corresponder a esa presencia amorosa con un amor que es eco del suyo.

¿Y qué entiende el autor por espiritualidad? Aquí la define como «el estado normal del ser humano en su mayor grado evolutivo dentro de esta dimensión espacio-temporal en que nos encontramos».

Chema propone una contemplación a partir de la creación en la que estamos inmersos, pero viendo a la criatura en su esencia y no en su apariencia, y en su simplicidad, no en su complicación. Y también cayendo en la cuenta de que en todo está Dios (panenteísmo).

«Puentear el cerebro»

El autor postula la necesidad de que el alma, lo divino que hay en cada uno de nosotros, tenga pleno protagonismo y le permita mover toda nuestra vida. El cerebro, por su parte, tiene unas necesidades que busca solventar: sobrevivir, afianzarse, expandirse, reproducirse. El alma solo pretende los intereses del Uno, que hace propios. Por eso, propone «puentear el cerebro», o buscar «las razones que trascienden la racionalidad» como modo de descubrir a Dios que late en todo lo creado.

El enamoramiento es una experiencia humana que los místicos han usado siempre para aplicarla a su relación con Dios. Es posible también descubrir el rostro de Dios en su creación, en el propio ser humano, en su capacidad de amar y ser amado, de gestar belleza, de tener sentimientos de compasión y justicia.

Para el encuentro con Dios, Jesús de Nazaret nos muestra como camino privilegiado el amor y la entrega. Porque es en la relación con el prójimo donde realmente se dilucida nuestro culto a Dios.

El ser humano se ha aferrado a las ofertas de salvación que le hacían las diversas religiones. Jesús, por su parte, propuso una salvación distinta a la que solemos esperar (quedar por encima de los demás cuando todo se hunde). Frente al deseo de dominio, Él ofrece el servicio y la no violencia; frente al exclusivismo racial, nos brinda la fraternidad universal; frente al afán de venganza, nos entrega el perdón y la misericordia; frente al egoísmo, nos regala el desprendimiento que engendra paz. Se accede a estas metas espirituales permitiendo a Dios «intervenir en el corazón humano», dejándole el mando a Él.

Se suelen denominar experiencias místicas a los fenómenos extraordinarios y llamativos como los éxtasis o levitaciones. Pero en la Mística para torpes que Chema Álvarez presenta esos efectos son muy secundarios. Lo importante es la transformación personal que se obra en quien entra en comunión con Dios, y que le llevará siempre a la entrega a los demás, para ser transparencia de ese Dios. En Jesucristo tenemos el ejemplo más claro de lo que es la mística: vivir la vida de la mano de la Vida.

El autor afirma en el Epílogo de su obra que no pretende suplir ni completar religiones o filosofías, sino simplemente animar a progresar en la vía de la espiritualidad de una manera concreta y sencilla.

El libro termina con una parábola, basada en el antiguo audiovisual educativo titulado El país de los pozos, y con un apéndice, en el que se nos proponen algunos textos de las más variadas procedencias que muestran que no estamos solos en el camino de búsqueda de una auténtica espiritualidad.

María José Pérez

Vida Nueva 2.980 (12 de marzo de 2016) 42.

Una explicación sencilla y clara

(Alfonso del Río, en Ecclesia Digital). Era necesario que se editaran una serie de libros pequeños, escritos con sencillez y asequibles al público en general. Todos ellos se recogen en la colección Religión para torpes, bajo el sello de la editorial San Pablo.

Hoy queremos referirnos al titulado El Evangelio para torpes y que ha escrito Chema Álvarez.

El Evangelio para torpes se ha escrito pensando en esa mayoría de creyentes que aún no han leído el Evangelio o que lo conocen por encima y que necesitan una explicación sencilla y clara para atreverse con él. También pensando en los que creen en algo, pero que aún no tienen claro en qué. Unos y otros, en la medida que reconozcan esa incapacidad o torpeza, encontrarán en estas páginas respuestas a sus preguntas y alimento para su fe.

En la actualidad este tipo de libros se ha convertido en todo un género, porque los hay dedicados a los temas más variados bajo el epígrafe «For Dummies», que vendría a ser el equivalente, en inglés, de lo que se ha bautizado como propio de personas principiantes o inexpertas.

Alfonso del Río Sánchez

Ecclesia Digital (4 de enero de 2016).